Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

El  progresivo aumento de las temperaturas intensifica las plagas en nuestros hogares, jardines y piscinas

â–ª Cucarachas, hormigas, ácaros, moscas, mosquitos, avispas, arañas, ratas, ratones y termitas son las plagas más comunes en los hogares. Las chinches de la cama son también desde hace algunos años una nueve especie a combatir

â–ª Las plagas provocan daños estructurales en las viviendas, averías y situaciones de peligro como cortocircuitos y generan graves problemas de salud al ser transmisoras de enfermedades como la salmonelosis, histoplasmosis, diarreas o fiebre


 

Madrid,  6 de julio 2014.- El incremento de horas de sol y de la temperatura durante la época estival hace que ésta se convierta en una de las épocas en las que nuestros hogares, jardines y piscinas sufren en mayor medida el ataque de plagas. De ahí la necesidad de mantener unas óptimas condiciones higiénicas en todo momento y, en caso necesario, acudir a una empresa especializada en control de plagas, tal como apunta la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas, ANECPLA. El aumento de termómetro durante los meses de verano, unido a las intensas lluvias del invierno pasado, es precisamente lo que necesitan los insectos y otras plagas para multiplicar sus poblaciones.

Con la llegada del calor, insectos, arácnidos y roedores se cuelan en los edificios habitados por el hombre, siendo los más habituales las cucarachas, las hormigas, ácaros, moscas, mosquitos, arañas, ratas, ratones y termitas. Las chinches de la cama también se han convertido en un problema cada vez más habitual, especialmente en hoteles y hostales, pero también pueden afectar a nuestras viviendas. En España, esta plaga que desde hace medio siglo estaba erradicada, se introdujo hace algunos años de nuevo a través del Camino de Santiago. Este insecto se localiza en las maletas y en la ropa y viaja con los turistas en sus traslados. De ahí la importancia de revisar nuestro equipaje y lavar bien la ropa sucia y la ropa de cama.

En el caso de los jardines o patios de las casas y piscinas, las avispas y mosquitos, son las especies frecuentes; además de las garrapatas o pulgas, que encuentran refugio en el césped no cortado o en las hierbas demasiado altas. También y aunque es menos habitual, gatos y perros abandonados –una verdadera plaga en aumento- pueden acceder a las casas y jardines donde orinan y evacuan, lo que contribuye, después, a atraer otras plagas. Las aves como las palomas o las gaviotas también pueden considerarse una plaga cuando establecen sus nidos en nuestros edificios.

La presencia de insectos y otras plagas puede verse agravada considerablemente si en la vivienda también habitan animales de compañía, que se convierten en hospedadores de pulgas y garrapatas. En estos casos, lo más recomendable para impedir una infestación en el interior de la vivienda, es proteger a los animales con antiparasitarios y llevarlos al veterinario.

Si bien, hay que tener en cuenta que la presencia aislada de estas especies no constituye de por sí una plaga, sin embargo, su capacidad de reproducción es tan rápida que debemos estar en alerta para saber si nuestro domicilio está siendo invadido por alguna plaga.

Peligros y riesgos sanitarios

La acumulación de basura, una deficiente higiene en una determinada instalación, Una grieta mal sellada o un desagüe atascado, puede ser la válvula de escape para que los insectos o roedores penetren en los edificios habitados por el hombre. Las plagas en las viviendas, además de los diferentes daños estructurales que pueden ocasionar en la propiedad y de provocar averías y situaciones de peligro como cortocircuitos y atascos en los desagües, también pueden derivar en graves problemas de salud. De hecho, todas las plagas son contaminantes potenciales y transmisoras de enfermedades que, en muchos casos, pueden llegar a ser de extrema gravedad. Por ejemplo, los roedores, a través de sus heces y orinas pueden provocar enfermedades como la salmonelosis, leptospirosis, diarreas, fiebres. La salmonella, el estreptococos o E. Coli, son bacterias transmitidas por las cucarachas. Las palomas son portadoras de organismos patógenos que pueden transmitir diversas enfermedades como salmonelosis, histoplasmosis, ornitosis o criptococosis, además de ser hospedadores de ectoparásitos como garrapatas, ácaros, chinches y mosca de la paloma. Las palomas pueden ser un grave problema dado que cualquier lugar es bueno para anidar y llegan, incluso, a tomar las viviendas como si se tratase de auténticos palomares.

Por su parte, la presencia de termitas supone un riesgo para la seguridad de las personas que habitan en los edificios afectados al quedar mermadas las condiciones de seguridad de los pilares y las estructuras en las que se asientan las construcciones. Además, las pérdidas económicas derivadas de la aparición de termitas en los edificios se cifran, anualmente, en millones de euros. Las termitas están presentes en todo el territorio español, especialmente en los cascos antiguos de las ciudades, y no distinguen entre viviendas particulares y edificios públicos. Para combatirlas, en España existe un grupo de expertos liderado por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria, INIA, del que forma parte ANECPLA, el cual está trabajando en la elaboración de un mapa de termitas, que permitirá conocer las zonas más infestadas de nuestro país. Este mapa será de gran utilidad para las empresas y permitirá aplicar medidas preventivas para frenar este problema. En Francia, donde existen muchas viviendas de madera, ya existe un mapa de termitas y cada vez que se adquiere una vivienda, el propietario tiene que proporcionar un certificado que demuestre que el edificio ha sido debidamente tratado. El objetivo es contar próximamente con un mapa similar en España.

Por otra parte, las garrapatas, pulgas y mosquitos que pueden refugiarse en el césped de nuestro jardín pueden introducir peligros como el riesgo de contagio de la Enfermedad de Lyme e infecciones resultantes de las mordeduras y picaduras que producen ansiedad, hinchazón y otras reacciones alérgicas peligrosas que, en algunos casos, pueden ser hasta mortales.

Como prevenir su aparición

Cuando se diseña un edificio de viviendas normalmente no se tiene en cuenta la amenaza que suponen las plagas urbanas: a través de los sistemas de saneamiento o arquetas las cucarachas y ratas pueden acceder a nuestros hogares; arbustos y vegetación alta en los jardines interiores pueden ser lugares de cobijo para muchas especies; oquedades y ciertos ornamentos sirven como anidamiento a palomas.

Algunos consejos para prevenir su aparición es la eliminación de fuentes de humedad y fuentes de alimentos para las plagas, es decir, buena limpieza (es fundamental no dejar alimentos o agua sin tapar a su alcance, limpiar los restos de comida de las mesas y encimeras, las bolsas y los cubos de basura deben estar bien cerrados para evitar olores atrayentes...); la colocación de mosquiteras en ventanas; mantener una ventilación adecuada para eliminar olores y temperatura no excesiva, así como una limpieza periódica de trasteros y otras posibles fuentes de anidamiento, son algunos buenos consejos. Asimismo, para impedir las plagas se instalen definitivamente en nuestros hogares, también debemos corregir aquellos defectos estructurales que permitan su entrada ya que sus vías de acceso son múltiples -sumideros, grietas en las paredes y zócalos, puertas y ventanas que no cierran adecuadamente, pasos de conducciones (gas, agua, teléfono, electricidad...) mal sellados o sin sellar, desagües obturados, zonas húmedas en paredes exteriores que inciden en el interior-.

En general, debemos evitar el uso en nuestros hogares de  los llamados “remedios caseros”, puesto que en caso de que no se empleen correctamente pueden llegar a ser muy peligrosos para la salud o lo que es lo mismo, el empleo de productos químicos no profesionales puede causar resistencias en las plagas y contaminaciones por productos químicos. Del mismo modo, no debemos dejar que nos embauquen con publicidad engañosa de productos y tratamientos milagrosos para todo tipo de plagas, que no son más que una estafa comercial.

Por otra parte, el mantenimiento es prioritario para prevenir la proliferación de estas especies. A nivel particular podemos establecer algunas medidas preventivas, pero el administrador de la finca o propietario de la vivienda debe contratar un adecuado plan de limpieza e higienización para prevenir la aparición de especies nocivas para la salud.

En caso de que detectemos una plaga lo más adecuado será acudir a una empresa de servicios biocidas que serán las encargadas de establecer las medidas de control pertinentes, por ello, ANECPLA insiste en la importancia de seguir los siguientes criterios a la hora de seleccionar una empresa experta:

- La empresa tiene que estar inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/Biocidas.

- El personal técnico debe estar en posesión del carné oficial que le certifique como especialista.

- Los productos utilizados deben estar registrados y autorizados en la por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

 

Acerca de ANECPLA

ANECPLA es la asociación estatal de control de plagas y vectores sanitarios. Constituida en 1992, asocia a más de 340 empresas que representan, aproximadamente, el 85% del volumen de facturación del sector en España, y cuyos principales objetivos se centran en la consolidación de un sector profesionalizado que vele por la salud pública y el medio ambiente y la lucha contra el intrusismo.

www.anecpla.com

www.anecpla.com/blog-anecpla

@anecpla

www.facebook.com/Anecpla

www.linkedin.com/company/anecpla

plus.google.com/u/0/110039649301749091029/posts

www.youtube.com/user/AnecplaTV

Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2019 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo