Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

FEBRERO - ANECPLA recomienda mantener la alerta en zonas urbanas y colegios ante la llegada de la oruga procesaria

ANECPLA recomienda mantener la alerta en zonas urbanas y colegios ante la llegada de la oruga procesionaria

 

â–ª Supone una amenaza para la salud, ya que el simple contacto con la oruga puede producir reacciones alergias y urticarias. Los niños son los más afectados, pero también las mascotas, especialmente los perros

 

â–ª De febrero a mayo puede encontrarse en áreas urbanas, parques, jardines, colegios, urbanizaciones y áreas residenciales, en las que hay presencia de pinos y otras especies arbóreas como cedros y abetos

 

â–ª Este año, esta oruga que forma bolsones de seda en las ramas, no ha esperado al cambio de estación para dejarse ver en algunas zonas de España, especialmente en Levante, Cataluña o Andalucía

 

Madrid,  14 de febrero de 2014.- Tras anidar durante el invierno en lo alto de las copas de los pinos, la oruga procesionaria del pino, Thaumetopoea pityocampa -que debe su nombre a la forma que tienen estas orugas de desplazarse en procesión-, con la proximidad de la primavera, desciende en hilera para enterrarse y comenzar el proceso de cristalización que las convertirá en mariposas durante el verano. Este año, esta oruga que forma bolsones de seda en las ramas, no ha esperado al cambio de estación para dejarse ver en algunas zonas de España, especialmente en Levante, Cataluña o Andalucía. Hace tan sólo unos días, una veintena de personas resultaron afectadas a causa del contacto con la procesionaria del pino en la localidad valenciana de Sant Joanet. Entre ellas, un par de niños de edades comprendidas entre dos y tres años, los cuales resultaron gravemente perjudicados, por lo que tuvieron que ser ingresados en el hospital. Los pequeños, que ya fueron dados de alta, siguen convalecientes y deberán seguir en tratamiento durante varias semanas.

 

Riesgo sanitario

 

La procesionaria afecta a todo el territorio peninsular y a Baleares y constituye la plaga más dañina y destructiva para los pinares españoles después de los incendios forestales. Esta plaga no sólo se ha convertido en un problema para los pinares españoles, sino que también supone un riesgo sanitario para niños, adultos y animales domésticos y mascotas ya que, el simple contacto con esta especie, puede producir dermatitis, lesiones oculares y fuertes reacciones alérgicas o urticarias. Los pelos urticantes de la oruga liberan taumatopenia, una toxina que ocasiona una dermatitis tóxico-irritativa al individuo que entra en contacto con ella. Es un proceso muy semejante a una reacción alérgica aguda.

 

De febrero a mayo, especialmente de abril a mayo, puede encontrarse en áreas urbanas, parques, jardines, colegios, urbanizaciones y áreas residenciales en las que hay presencia de pinos y otras especies arbóreas como cedros y abetos, que también se ven afectados.  Por ello, la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas, ANECPLA, advierte de los riesgos derivados de la presencia de la oruga procesionaria durante estas fechas: “Debemos extremar la precaución fundamentalmente en las zonas transitadas por niños, por lo que la aconsejamos a los adultos que mantengan a los pequeños alejados de este tipo de árboles en parques, jardines o zonas de recreo, con el fin de evitar cualquier tipo de contacto con la oruga. Los animales domésticos y especialmente los perros están también muy expuestos, por lo que también los dueños deben extremar la vigilancia para evitar que sus mascotas se acerquen a este tipo de árboles. La inflamación del hocico y cabeza, los picores intensos o la abundante salivación pueden ser algunos síntomas, señala la directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA)”, Milagros Fernández de Lezeta.

 

Prevención y control para combatirla

 

Los ayuntamientos, por su parte, llevan a cabo labores de prevención en zonas públicas de las ciudades (vías urbanas, parques y jardines) para frenar y evitar la aparición de esta plaga. No obstante, ANECPLA aconseja a los propietarios de fincas, urbanizaciones y jardines que mantengan los árboles -pinos, cedros y abetos- en un estado fitosanitario adecuado para evitar posibles focos de infestación.

 

Los métodos de control habituales para combatir esta plaga son la destrucción de los bolsones, el empleo de trampas de feromonas, la instalación de barreras físicas o  el  empleo de productos químicos. No obstante, la elección de los mismos, debe efectuarse valorando factores como el ciclo biológico en el que se encuentre la plaga, las condiciones ambientales, el nivel de infestación o la minimización del posible impacto sobre el medio, los animales y el ser humano. Las empresas profesionales de control y prevención de plagas deben ser, por tanto, las encargadas de establecer las medidas de control pertinentes, y por ello, ANECPLA insiste en la importancia de seguir los siguientes criterios a la hora de seleccionar una empresa experta:

 

- La empresa tiene que estar inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/Biocidas.

- El personal técnico debe estar en posesión del carné oficial que le certifique como especialista.

- Los productos utilizados deben estar registrados y autorizados en la por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.


Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2020 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo