Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

Salud: Declarada la guerra al mosquito

UN NUEVO QUITE CONTRA LOS MOSQUITOS PODRÍA SALVAR DECENAS DE MILLARES DE VIDAS HUMANAS.

Un grupo de investigadores americanos ha encontrado un nuevo quite contra los mosquitos: una molécula que inhibe su olfato y de este modo convierte a los humanos en “invisibles” a sus apetitos. Este descubrimiento se añade al arsenal ya existente para luchar contra un insecto responsable de centenas de millares de muertes al año en el mundo.

El mosquito no se contenta con incordiarnos durante las noches de verano –lo que bastaría para odiarlo- sino que es ante todo un enemigo mortal para el Hombre. Sedienta de sangre, alimento que le proporciona un aporte en proteínas necesario para alimentar a su prole, el mosquito hembra (el macho no pica) es incluso –y con creces - el animal que provoca el número más elevado de muertes humanas en la Tierra porque transmite enfermedades que pueden resultar fatales, como el paludismo, la fiebre amarilla o el dengue.

Inodoro = invisible

En total, se estima en 2 millones el número de personas que fallecen al año en el mundo a consecuencia de una enfermedad con el mosquito como vector. Y en varias centenas de millones las que padecen una enfermedad contraída por culpa de estos insectos. Como ejemplo, la OMS (Organización Mundial de la Salud) estima en 120 millones el número de personas que padecen filariosis en el mundo. Por lo tanto, se acogió con mucha esperanza la noticia anunciada en Indianápolis a principios de septiembre por un equipo de investigadores americanos sobre el descubrimiento de una molécula que convertiría a los humanos en “invisibles” a los mosquitos, o mejor dicho “inodoros”.

Los mosquitos hembras están atraídas en particular por el CO2 (o dióxido de carbono) y por ciertos ácidos grasos producidos por la piel y el sudor, como el ácido láctico. Localizan estas moléculas gracias a su olfato y eligen a sus víctimas, lo que explica que algunas personas, con un metabolismo o con hábitos alimentarios diferentes, estén menos expuestas a las picaduras que otras. Lo que han conseguido los investigadores americanos, es justamente reproducir una molécula segregada por la piel de estos individuos a los que jamás los mosquitos van a “Estamos indagando un enfoque diferente del de los repelentes, con sustancias que alteran el olfato del mosquito”, explicó a la BBC el Dr Ulrich Bernier, autor de investigaciones para el ministerio americano de Agricultura. Y subrayó “Si un mosquito no puede notar que “la comida está lista”, no vendrá a volar alrededor de Usted ni posarse encima de Usted, ni picarle.” Y añadió que “Y si Usted mete la mano dentro de una jaula llena de mosquitos después de utilizar estos inhibidores, ninguno se va a inmutar ni siquiera se va a dar cuenta de que hay una mano, ahí, en el interior”. Ahora, queda poner el producto a disposición del mayor número de gente posible, si resulta tan eficaz como se anuncia.

También en Estados-Unidos, Olfactor Laboratories, sociedad cuya base se encuentra en California, ha elaborado un patch supuestamente ahuyentador de mosquitos, sabiendo que su olfato es lo suficientemente potente como para detectar una presa a más de 500 metros de distancia. Los inventores del patch, que obtuvieron una subvención cerca de la Fondation Bill and Melinda Gates y del Instituto americano para la salud, llevan actualmente a cabo unos ensayos en Uganda, uno de los medioambientes menos propicios a la lucha anti-mosquito. Si los ensayos resultasen concluyentes, el patch, del tamaño de un sello de Correos, podría ser comercializado en Estados-Unidos a partir del próximo año.

De la mosquitera al dron 

Estos recientes descubrimientos se verían con buenos ojos ahora que determinados repelentes como la dietiltoluamida (o DEET) son cada vez más objeto de crítica por producir efectos indeseables en el sistema nervioso de los mamíferos. Por ahora, los insecticidas –que sean bio o químicos- siguen siendo los medios más seguros de alejar a los predadores voladores. Así, se acaban de experimentar con éxito unas nuevas mosquiteras impregnadas de insecticida en Papúa y Nueva Caledonia, región donde la filariosis hace particularmente estragos. En Florida al contrario, se optó por la artillería pesada. Deseosas de quitarse de encima los mosquitos en el archipiélago de los Keys, las autoridades locales han probado el pasado verano unos drones equipados con cámaras. Estos aparatos normalmente utilizados en la lucha antiterrorista son capaces de localizar puntos de agua donde los insectos ponen sus huevos y rociarlos luego con insecticida. Sin embargo, dado la facultad de los mosquitos de inmunizarse poco a poco contra los pesticidas de cualquier tipo, la idea de la molécula “invisible” y del patch inodoro es mucho más atractiva. 

Christophe Carmarans – 20.09.2013


Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2019 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo