Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

Entomólogos americanos han descubierto un mosquito fosilizado de hace 46 millones de años, con las sangre absorbida de su última comida.

Un fósil de mosquito “repleto de sangre”

Unos entomólogos americanos anunciaron el pasado día 14 de octubre el descubrimiento inédito de un mosquito fosilizado con la sangre absorbida para su última comida hace 46 millones de años, todavía en su abdomen. “Es el primer fósil de un mosquito aún repleto de sangre jamás descubierto” afirmó Dale Greenwalt,  bioquímico jubilado que trabaja en el Museo de Historia natural de Washington y principal autor de este descubrimiento, publicado en las Actas de la Academia americana de las Ciencias (PNAS).

El fósil más antiguo de mosquito remonta a 95 millones de años en una época en que los dinosaurios, desaparecidos desde hace 65 millones de años, poblaban todavía nuestro planeta, pero no contenía sangre, subrayó Greenwalt. Aunque 14.000 especies de insectos se alimentan de sangre, entre ellos las garrapatas, pulgas y los mosquitos, no se encontró prácticamente  ningún fósil que testificara  de este modo de alimentación en la historia de la evolución.

Sólo se encontraron cuatro ejemplares fosilizados en los que los parásitos de la enfermedad del sueño (el tripanosoma) y del paludismo (el plasmodio) indican que estos insectos se alimentaban de sangre, señalaron los investigadores. Pero el mosquito procedente de una capa sedimentaria de un antiguo lago en la formación geológica Kishenehn, en el nordeste del Estado americano del Montana, es el único, hoy día, que permitió demostrar que la hemoglobina o las biomoléculas derivadas de ella, pueden ser conservadas en un fósil.

Gracias a un análisis espectrométrico de resonancia magnética nuclear con polarización, que conserva el mosquito, se comprobó que su abdomen contenía niveles muy elevados de hierro cuya fuente eran las moléculas de porfirina que entran en la composición de la sangre. Estos datos confirman la existencia de la conservación de biomoléculas complejas en fósiles durante periodos muy largos, subrayan los investigadores. También señalan que otras grandes moléculas más frágiles como el ADN no suelen sobrevivir a la fosilización.

Al mismo tiempo este descubrimiento permite extender la existencia de esta familia de insecto hasta por lo menos 46 millones de años. El fósil de mosquito que contenía sangre en su abdomen fue encontrado en la colección de un entomólogo que data de 25 años y donada al Museo de Historia Natural de Washington, explicó Dale Greenwalt.

 

Fuente: Le Figaro – 14/10/2013

 


Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2019 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo