Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

CUANDO UN INSPECTOR LLAMA

El Dr. Steve Havers, consultor de Control de Plagas de Ltd, revisó el caso de una infestación de ratas, cuyos excrementos fueron utilizados para determinar la edad de los roedores.
Durante la inspección en la cocina, el inspector detectó un número de excrementos de ratas de diferentes tamaños, solicitando la opinión de un experto en roedores, el cual concluyó la presencia de 2 tipos de ratas de distinta edad, o bien, una especie que había estado residiendo durante varias semanas.
Los consultores de control de plagas de Ltd demostraron que la conclusión era errónea debido a que se basaba en unas suposiciones no fundamentadas, no pudiendo determinar la variabilidad biológica.
En general, un técnico de control de plagas, debe determinar el número de roedores presentes, mediante su extensión y tamaño de los excrementos, y la variación de la población, en cuanto a la longitud y tamaño de los animales ( Mallis, 1990).
Durante la inspección, un auditor externo examinó un pequeño número de excrementos de ratas de varios tamaños, concluyendo que sólo estaba presente una familia de roedores. Recogió muestras y las comparó con las obtenidas en el laboratorio con dos tipos de ratas, de aproximadamente, 1 y 2 meses de edad. Determinado que:
-          Los excrementos originales provienen de animales de al menos 2 edades próximas, las más pequeñas pueden estar originados por roedores de menos de un mes de vida
-          Las ratas de un mes de vida han conseguido entrar en la cocina. Por tanto, al crecer, sus excrementos también crecieron.
A partir de las conclusiones del auditor, los consultores de Ltd aplicaron sus propias medidas, obteniendo las siguientes reflexiones:
1.- La relación entre el peso y la edad (y por tanto, su comportamiento) de la rata Noruega (rata gris) puede ser directamente proporcional con las de laboratorio.
King (1923) comparó el rango de crecimiento de las ratas albinas en cautividad en el laboratorio con las ratas Noruegas. Descubrió que las ratas albinas de laboratorio crecían mucho más rápido, a pesar de que ambas se alimentaban con la misma dieta. Encontró, por ejemplo, que las ratas albinas de 30 días en el laboratorio tenían un peso superior a las ratas salvajes de 40 días, y las ratas albinas de 60 días tenían un tamaño similar a las ratas de 95 días.
El incumplimiento de esta variabilidad podría invalidar la comparación entre, en este caso, el tamaño de los excrementos de las ratas de laboratorio con el de las ratas salvajes.
2.- Las diferencias en el tamaño de los excrementos solo podría producirse por animales de 2 edades próximas.
(a) Considerando, aproximadamente, un mes de vida en las ratas de laboratorio.
Dos ratas machos albinas fueron alimentadas con semillas de cereales y agua y sus excrementos fueron recogidos durante un periodo superior a 4 días, (descartando, las que estaban rotos o presentaban alguna deformación). La longitud y el diámetro de los mismos, se midieron con capilares digitales. Observándose, que la longitud de los excrementos variaba entre 7.6 mm a 16.6 mm, por lo que los excrementos no son una guía real para conocer la edad de una rata de laboratorio.
 (b) Por rango de tamaño de los excrementos producidos por las ratas de laboratorio de diferentes edades eran discontinuos.
Como puede esperarse, un animal grande tiende a producir excrementos más grandes que un animal pequeño, pero había una clara superposición en el rango de longitudes de los excrementos producidos por las ratas de diferentes edades.
3.- La dieta no tiene efectos sobre las dimensiones de los excrementos.
La dieta de las ratas en un laboratorio es muy similar cada día. Por ello, la composición de sus excrementos, debería ser similar.
Las ratas salvajes Noruegas son ovívoras oportunistas y la composición de su dieta puede variar cada día produciéndose diferencias en sus excrementos en la composición, textura y forma.
Durante el mismo periodo, a los animales de uno y dos meses se les proporcionarion semillas de cereal y a otro par idéntico de ratas de la misma edad, se les alimentó con una mezcla de trigo integral y trocitos de maíz.
Se recogieron los excrementos de esas ratas y se compararon con las otras de la misma edad, observándose, que la longitud de los excrementos producidos por animales con diferente dieta tenían una diferencia significativa.
La alimentación fue modificada, para un par la dieta consistía en un 50% (en peso) de trigo integral y el 50% de carne picada, y para el otro, continuaba con la dieta de trigo integral y trocitos de maíz.
Teniendo en cuenta que para cada día que pasa, la nueva comida atraviesa el intestino, los excrementos eran recogidos a los pocos días para ambos pares de ratas, con excepción del diámetro de los excrementos de ratas de más de 5 semanas, no hay diferencias significativas entre animales de la misma edad añadiendo carne picada en la dieta.
Se concluye que los alimentos pueden influir en la forma de los excrementos. La inclusión ocasional de carne en la dieta, hace que las heces están formados por sea de 2 o más excrementos unidos.
4.- Había gran cantidad de comida  para las ratas Noruegas alrededor del establecimientos.
Como es de esperar que las ratas introducidas en el laboratorio, tienen acceso a una dieta equilibrada, sin embargo, el alimento y el agua disponible para las ratas salvajes alrededor de la cocina no se conoce, y puede ser limitado. Si el alimento o el agua fuera escaso, podrían reducirse el tamaño de los excrementos de ratas.
 
Un estudio demuestra que debido a la gran variabilidad biológica, no se pueden utilizar el tamaño de los excrementos de la rata como indicador de la edad del animal.
Fuente: PPC67.Junio 2012

 

Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2019 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo