Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

Blog Te mantenemos informado sobre las novedades del sector

EL SARS-CoV-2 NO INFECTA NI SE REPRODUCE EN MOSQUITOS

Enviado por ANECPLA
<p><strong>EL SARS-CoV-2 NO INFECTA NI SE REPRODUCE EN MOSQUITOS</strong></p>

Una investigación aborda la especulación pública de que el SARS-CoV-2 podría ser transmitido por mosquitos. La Organización Mundial de la Salud ha declarado que “hasta la fecha no ha habido información ni evidencia que sugiera que el nuevo coronavirus podría ser transmitido por mosquitos”.

 

El estudio realizado por el Departamento de Medicina Diagnóstica y Patobiología de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Kansas (EEUU), junto con el Instituto de Investigación de Bioseguridad de dicha Universidad, proporciona los primeros datos experimentales para investigar la capacidad del SARS-CoV-2 para infectar y ser transmitido por mosquitos. Tres especies de mosquitos ampliamente distribuidas; Aedes aegypti, Ae. albopictus y Culex quinquefasciatus, que representan los dos géneros más importantes de vectores de arbovirus que infectan a las personas. Se demuestra que incluso en condiciones extremas, el virus SARS-CoV-2 no puede replicarse en estos mosquitos y, por lo tanto, no puede transmitirse a las personas, incluso en el improbable caso de que un mosquito se alimente de un huésped virémico.

 

Introducción

Se ha preguntado si el SARS-CoV-2, el agente causante de COVID-19, puede infectar y ser transmitido por mosquitos. La OMS ha afirmado definitivamente que los mosquitos no pueden transmitir el virus, y en entrevistas, varios expertos también han desmentido unánime y definitivamente la sugerencia de que el SARS-CoV-2 podría ser transmitido por mosquitos. La presunción puede basarse en diversas observaciones y hechos extrapolados de otros coronavirus. Por ejemplo, ni el SARS-CoV ni el MERS estrechamente relacionados producen el nivel de virus en la sangre que para los virus típicos transmitidos por artrópodos, como el dengue y la fiebre amarilla, se consideraría lo suficientemente alto como para infectar a los mosquitos. Estudios recientes con humanos infectados y primates no humanos infectados con SARS-CoV-2, no encontraron virus detectables en sangre periférica. La falta de viremia también se sugiere por el hecho de que ni las infecciones por SARS-CoV ni por MERS han sido el resultado de transfusiones de sangre o trasplantes de órganos. Dado que la transmisión mecánica de virus por artrópodos requiere una viremia muy alta, incluso si los mosquitos fueran interrumpidos cuando se alimentan de una persona infectada con SARS-CoV-2, las piezas bucales no se contaminarían. Aunque desconocemos la duración de la infectividad del virus en superficies contaminadas, la transmisión mecánica por artrópodos no hematófagos parece muy poco probable, e incluso si no imposible, daría lugar a muy pocas infecciones humanas, si es que alguna, y no sería epidemiológicamente relevante. A pesar de la falta de viremia detectable, los experimentos para determinar el papel potencial de los mosquitos en la transmisión del SARS-CoV-2 son necesarios porque experimentos previos han demostrado que los mosquitos pueden infectarse con virus incluso cuando se exponen a niveles de virus infecciosos que están por debajo del nivel de detección.

 

Para ser un vector biológico de virus, los mosquitos deben absorber suficiente virus para infectar las células epiteliales del intestino medio, y el virus debe luego diseminarse para infectar otros órganos en el hemocele, especialmente las glándulas salivales. Superar la infección del intestino medio y las barreras de escape es esencial para que un virus sea transmisible por mosquitos. Si estas barreras se eluden mediante la inoculación directa del virus en el hemocele, incluso los mosquitos no susceptibles pueden infectarse. La inoculación intratorácica del virus directamente en el hemocele puede lograr una infección a corto plazo de insectos que nunca podrían infectarse naturalmente porque no se alimentan de sangre. Estos incluyen no solo mosquitos no hematófagos como Toxorhynchites spp, sino también mosquitos machos e incluso escarabajos y mariposas. El uso de la inoculación intratorácica, también abordó informes publicados de que la ruptura física natural de la pared del intestino medio por filarias, puede permitir una coinfección diseminada de virus en mosquitos resistentes.

 

Similar a más de 500 virus que son transmitidos por artrópodos, con la excepción del virus de la peste porcina africana, los coronavirus tienen un genoma de ARN. A pesar de la recuperación de coronavirus o agentes similares a coronavirus de varios artrópodos, no se ha aislado ningún virus en la familia de los mosquitos. Hasta la fecha, solo se ha publicado un informe relacionado con coronavirus epidémicos y mosquitos. Este estudio que evaluó el uso potencial de los mosquitos para la vigilancia, incluyó la alimentación con el virus MERS a los mosquitos Anopheles gambiae. Se detectó ARN viral residual, probablemente en los restos de la harina de sangre en el intestino medio, hasta 1 día después de la alimentación. De manera similar, se observó una detección de PCR positiva para Bacillus anthracis, Trypanosoma brucei gambiensis y el virus del Zika, ninguno de los cuales infecta o es transmitido por An. gambiae. Los niveles de ARN detectado fueron iguales o inferiores al nivel de entrada, lo que indica una falta de replicación. Al analizar muestras mediante cultivo in vitro, en lugar de utilizar enfoques moleculares, nos centramos específicamente en la detección de virus infecciosos más que en el ARN. Como se ilustra, por ejemplo, por el uso de técnicas de inactivación desarrolladas específicamente para permitir la manipulación y el envío seguros de material viral, la mera presencia de ARN no significa que haya algún virus infeccioso realmente presente. Es bien sabido que el ARN viral puede detectarse en mosquitos simplemente porque se han alimentado de un huésped virémico, por lo que la detección de ARN nunca debe interpretarse como prueba de la susceptibilidad del mosquito a la infección y la competencia para transmitir el virus.

 

Resultados

En este estudio, la susceptibilidad de tres especies de mosquitos, Ae. aegypti, Ae. albopictus y Cx. quinquefasciatus, se determinaron mediante la inoculación intratorácica con SARS-CoV-2. Se recuperaron virus infecciosos de 13/15 mosquitos recolectados dentro de las dos horas posteriores a la inoculación. Es posible que en los dos mosquitos negativos, el virus inoculado perdiera infectividad durante el período de espera. No se detectó ningún virus en los 277 mosquitos inoculados recolectados y titulados en puntos de tiempo más allá de las 24 h, lo que sugiere una rápida pérdida de infectividad y la falta de replicación después de la inyección. De un total de 48 mosquitos analizados, solo se recuperaron virus infecciosos de un Ae. albopictus recogido 24 h después de la inoculación. La cantidad de virus infeccioso en este mosquito correspondió a la cantidad de inóculos, produciendo títulos infecciosos de aproximadamente 1,5 logTCID50 / ml. No se detectó virus en los mosquitos inoculados con medio L-15 de control. En conjunto, los hallazgos sugieren que los mosquitos de los géneros Aedes y Culex son refractarios al SARS-CoV-2 y es poco probable que contribuyan al mantenimiento y transmisión viral en la naturaleza.

 

Discusión

El enfoque más extremo para el desafío viral de mosquitos, a saber, la inoculación intratorácica, se utilizó como prueba definitiva de la capacidad del SARS-CoV-2 para infectar y reproducirse en mosquitos. La hipótesis era que si el virus no se replicaba en los mosquitos después de la inoculación intratorácica, incluso si los mosquitos se alimentaban de personas virémicas y el virus se diseminaba desde el intestino medio, la falta de replicación excluiría la posibilidad de transmisión biológica. Se probaron tres especies de mosquitos ampliamente distribuidas, que representan los dos géneros más importantes de vectores de arbovirus que infectan a las personas. Las tres especies: Aedes aegypti, Ae. albopictus y Culex quinquefasciatus están presentes en China, el país de origen del SARS-CoV-2. Las muestras recolectadas dentro de las dos horas posteriores a la inoculación confirmaron la entrega eficiente de virus infecciosos a los mosquitos. Basándonos en la falta de virus infecciosos detectables en cualquiera de las 277 muestras recolectadas en todos los puntos de tiempo más allá de las 24 horas posteriores a la inoculación, llegamos a la conclusión de que el SARS-CoV-2 no puede replicarse en los mosquitos y que incluso si un mosquito se alimenta de una persona con virus en la sangre, que el mosquito no sería un vector si se alimentara de un huésped ingenuo.

 

Fuente: Nature.com





Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2021 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo