Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

Blog Te mantenemos informado sobre las novedades del sector

EL CALOR Y LAS GARRAPATAS "ALIADOS" DEL VIRUS POWASSAN

Enviado por ANECPLA
<p><strong>EL CALOR Y LAS GARRAPATAS "ALIADOS" DEL VIRUS POWASSAN</strong></p>

El verano ya está aquí, y está trayendo los temores de una enfermedad rara que transmite la garrapata llamada Powassan. Este virus potencialmente mortal es transportado y transmitido por tres tipos de garrapatas, incluyendo la garrapata de venado que transmite la enfermedad de Lyme.

Aunque nadie puede calcular el número de infecciones que tendrán lugar este año, los inviernos más cálidos han llevado a un aumento en la población de garrapatas, por lo que los expertos predicen un aumento de muchos tipos de infecciones transmitidas por garrapatas.

Todo el mundo está en riesgo de contraer el Powassan: recién nacidos, jóvenes, personas de mediana edad,  ancianos y, como no, inmunocomprometidos. Cualquier persona mordida por una garrapata infectada puede contraerlo, dijo la Dra. Jennifer Lyons, directora de la División de Infecciones Neurológicas y Enfermedades Inflamatorias en Brigham y del Hospital de la Mujer de Boston. Las infecciones son más probables a finales de primavera, principios de verano y mediados de otoño, cuando las garrapatas son más activas.

"Cerca del 15% de los pacientes que están infectados y tienen síntomas no sobreviven", dijo Lyons, quien también es profesora asistente de neurología en la Escuela de Medicina de Harvard. "De los supervivientes, al menos el 50% tendrá daño neurológico a largo plazo que no va a resolver".

Aunque la mayoría de las personas infectadas nunca mostrarán síntomas, las que enferman generalmente lo hacen desde unos días hasta aproximadamente una semana después de la picadura de la garrapata, dijo la Dra. Lyons. Los síntomas más comunes son fiebre y dolor de cabeza.

Síntomas parecidos a la gripe

"Básicamente los síntomas son algo inespecíficos como los de la gripe", dijo Lyons, incluyendo "dolores musculares y generalizados, tal vez tenga un poco de erupción en la piel, pero casi con seguridad, tendrá fiebre y dolor de cabeza".

Los pocos "afortunados" que desarrollan la vertiente más grave de la enfermedad lo harán "muy rápidamente durante los dos días siguientes", dijo la Doctora. "El paciente comienza a desarrollar dificultades con el mantenimiento de su conciencia y su cognición... puede sufrir convulsiones y desarrollar incapacidad para respirar por su cuenta".

Así como no hay vacunas para prevenir la infección, tampoco hay tratamientos para el Powassan.

"Hay algunas terapias experimentales que intentamos cuando alguien es ingresado en la fase inicial del Powassan y empezamos la terapia lo suficientemente pronto, pero no tenemos idea de si funciona", dijo Lyons.

El tratamiento estándar incluye líquidos intravenosos, aunque se han probado medicamentos antivirales, corticosteroides sistémicos y otros fármacos en algunos pacientes.

Los científicos también creen que el Powassan está en aumento, basándose en los estudios que han identificado un número creciente de infecciones en ciervos.

"Por lo que parece hay cada vez se están encontrando más ciervos que han sido infectados con este virus", dijo Lyons. "Así que debemos esperar que aumente la incidencia de la enfermedad humana en los próximos años". Del mismo modo, Lyme también está mostrando un número creciente de casos.

De acuerdo con el resumen de un reciente informe sobre la garrapata, en 2012 se encontraron infectadas con la enfermedad de Lyme el 19% de las garrapatas de venado recibidas y analizadas por la Estación Experimental Agrícola de Connecticut, mientras que en 2016 el 29% fueron positivas para el virus.

Goudarz Molaei, científico investigador de la Estación Experimental Agrícola de Connecticut, está prediciendo más infecciones de la enfermedad de Lyme en los próximos meses debido a un mayor número de garrapatas y mayores tasas de infección entre ellas. Cada año, hay casi 30.000 casos confirmados de la enfermedad de Lyme en los Estados Unidos, aunque con casos no confirmados, el total puede llegar a ser de 300.000.

Históricamente, en el invierno, la Estación no recibe muchas garrapatas para hacer la prueba. "Este año hasta ahora, hemos recibido cientos de garrapatas", dijo Molaei. "Desde el 1 de abril, hemos recibido casi 1.000 garrapatas." Esta mayor abundancia es el resultado de dos inviernos cálidos consecutivos, a los que los insectos son más capaces de sobrevivir, y unas primaveras y veranos más largos."

En general, el 38% de estas garrapatas han resultado positivas para la enfermedad de Lyme, dijo. "Algunos días, hasta el 50% de las garrapatas estaban infectadas", dijo. La temporada alta debería estar ocurriendo entre junio y julio.

"Para complicar el asunto, estamos viendo un mayor número de garrapatas infectadas con otros patógenos asociados a las garrapatas, incluyendo babesiosis y anaplasmosis", dijo Molaei. Tanto la babesiosis como la anaplasmosis generalmente no presentan síntomas, al igual que Powassan, aunque ambos pueden causar enfermedades graves o incluso mortales.

"Con las garrapatas, ya no preocupa la enfermedad de Lyme", dijo Molaei.

La prevención es el primer paso

El virus Powassan fue descubierto por primera vez en Ontario en 1958. "Un niño se vino abajo con una encefalitis no especificada, o inflamación cerebral", explicó Lyons. Cuando el virus nunca antes visto fue identificado, los científicos lo llamaron Powassan por la ciudad donde vivía el niño.

Sólo un par de casos fueron detectados cada año desde principios de los años 1950 hasta principios de 2000, fue entonces cuando los casos en Canadá y EE.UU comenzaron a aumentar. Un estudio sugirió que el virus también podría haber sido encontrado en el extremo oriental de Rusia.

El Dr. Daniel Pastula, profesor adjunto de neurología, medicina (enfermedades infecciosas) y epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Denver y de la Universidad de Colorado, explica que de las tres garrapatas que pueden transportar Powassan, Ixodes cookei, Ixodes marxi e Ixodes scapularis, al tercero "le gusta más morder a los humanos".

Aunque es comúnmente conocida como una garrapata de ciervo, Ixodes scapularis también puede morder ratones, explicó Pastula. "La idea es que tal vez sea de aquí donde se infecta de Powassan", dijo.

"A menos que seas entomólogo, es muy difícil identificar las garrapatas, son algo pequeñas", dijo.

"Lo mejor que la gente puede hacer si están preocupados por Powassan o cualquier otro virus transmitido por garrapatas es prevenir contra todas las picaduras de garrapatas", dijo Pastula.

Esto se hace mejor evitando las áreas de matorrales siempre que se esté en el bosque, usando mangas largas y pantalones cuando sea factible, usando repelente de insectos y haciendo controles de garrapatas después de estar al aire libre, dijo.





Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2020 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo