Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

Blog Te mantenemos informado sobre las novedades del sector

¿PARA QUÉ SIRVE LA SALIVA DEL MOSQUITO?

Enviado por ANECPLA
<p>¿PARA QUÉ SIRVE LA SALIVA DEL MOSQUITO?</p>

Según un estudio europeo, la saliva del mosquito desvía las células inmunitarias para propagar los virus. Cuando las células inmunitarias se desplazan hacia la zona de la picadura de un mosquito, podrían infectarse por un virus transmitido por la picadura y favorecer su propagación por el resto del cuerpo en vez de contenerla.

Según la investigación publicada en la revista “Immunity”, cuando el cuerpo reacciona a los agentes patógenos transmitidos por los mosquitos (el dengue, el virus Zika o el del Nilo occidental), la reacción inmunitaria favorece en realidad la propagación de los patógenos en el cuerpo. La picadura del mosquito va acompañada de la inyección de una pequeña cantidad de saliva (menos de un micro litro) que contiene un potente “cóctel” especial, compuesto por moléculas que alivian el dolor e impiden la coagulación de la sangre, lo que beneficia a todos los patógenos presentes en la saliva. Parece ser que los ratones utilizados en estudios de laboratorio desarrollan infecciones menos graves cuando son infectadas por un virus transmitido por un mosquito en lugar de la jeringuilla de un investigador, pero hasta ahora se desconocía la razón.

El equipo de investigación europea, dirigida por la universidad de Leeds en el Reino-Unido, llevó a cabo un experimento de infección de ratón por una variedad relativamente inofensiva del virus del bosque de Semliki (SVF). Cuando se inyectó manualmente el virus en la piel, ningún ratón se puso realmente enfermo y todos sobrevivieron. Pero cuando fue inyectado por una picadura de mosquito el virus se propagaba más rápidamente y más fácilmente en el resto del cuerpo, y murieron 4 de los once ratones.

Una explicación posible era que los componentes de la saliva suprimían la reacción inmunitaria natural, facilitando considerablemente la transmisión de un virus, pero este estudio descubrió que no era el caso. Al contrario, la saliva provoca una inflamación, es decir un aviso de que las defensas naturales del cuerpo han sido franqueadas. Los glóbulos blancos neutrófilos que son los primeros en intervenir en el cuerpo, afluyen a la zona de la picadura. Les siguen los macrófagos cuyo papel es devorar a todo microbio ajeno al cuerpo.

Mediante el SFV marcado con un pigmento fluorescente, el equipo de investigación descubrió que los mismos macrófagos están infectados por los virus y luego propagan aún más la enfermedad. Cuando los investigadores infectaron por el SFV ratones desprovistos de macrófagos, constataron que se encontraban prácticamente bien, se les hubiese infectado por picadura o por inyección. Esto demuestra que en realidad el virus se sirve de los macrófagos para replicarse y propagarse rápidamente en el cuerpo.

Estos nuevos descubrimientos son particularmente interesantes porque pueden indicar una diana (la zona de la picadura) donde luchar de manera más eficaz contra la instalación de enfermedades. “Si se consigue inhibir la inflamación debida a la picadura, se podría detener los virus antes de que desarrollen una infección. Además, este método convendría para luchar contra todas las infecciones del mismo tipo, puesto que la inflamación por la picadura es común a todas estas enfermedades” comentaba Clive McKimmie, el inmunólogo que llevó a cabo el estudio. Si los descubrimientos sobre roedores se confirman para el Hombre y numerosos virus transmitidos por los mosquitos, C. McKimmie espera que los investigadores puedan inhibir las respuestas del sistema inmunitario en la zona de la picadura, sea cual sea el patógeno.

Por lo tanto, con sólo una aplicación local de una crema antiinflamatoria se podría reducir las infecciones graves provocadas por las picaduras de mosquitos, evitando por otra parte inhibir el conjunto del sistema inmunitario. Aunque estas conclusiones son muy prometedoras para impedir las epidemias de los virus transmitidos por los mosquitos que afectan a millones de personas en el mundo, C. McKimmie insistió en la necesidad de llevar a cabo otras investigaciones antes de proceder a recomendaciones de salud pública.





Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2019 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo