Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

Blog Te mantenemos informado sobre las novedades del sector

Plagas de primavera en nuestros hogares

Enviado por ANECPLA
<p><strong>Plagas de primavera en nuestros hogares</strong></p>

En esta época del año, pocos son los hogares españoles que se libran de la presencia de insectos que pueden llegar a hacer muy desagradable la estancia en nuestros hogares. Con la llegada de la primavera que trae una subida de las temperaturas, la proliferación de insectos aumenta considerablemente en las viviendas, por lo que es fundamental mantener en todo momento unas óptimas condiciones higiénicas y, si esto no fuera suficiente para mantenerlos alejados, es recomendable solicitar los servicios de una empresa especializada en el control de plagas. En ANECPLA, advertimos que aunque la presencia aislada de estos animales no debe ser considerada como un problema, si puede llegar a serlo debido a su enorme capacidad de reproducción. Este aspecto debe tenerse en cuenta para evitar que nuestro domicilio se convierta en el hospedaje de estos seres indeseados que transmiten enfermedades y perturban nuestra vida en el hogar.

¿Cuáles son las plagas más comunes?

Como decíamos, el incremento de las temperaturas que llega con la primavera favorece la proliferación de plagas en viviendas y en todo tipo de establecimientos. Mira a continuación el “ranking” de los vectores más habituales en esta estación:

Cucarachas:

Viven en zonas con humedad alta, comida abundante y temperaturas adecuadas para su desarrollo (no les gusta el frío ni las corrientes de aire). Cuando la población es importante, no transcurre más de una semana hasta que invaden otros lugares a través de conductos, grietas, etc. También es común que se trasladen en cajas, bolsas y envases de distintas mercancías. Son animales de hábitos nocturnos, aunque podemos verlas durante el día si la población es muy alta o necesitan alimento.

Cuando percibimos la presencia de cucarachas en una casa, su control debe ser inmediato puesto que estos insectos son transmisores de enfermedades de gran alarma social como la disentería o la salmonelosis e incluso han sido identificadas como transmisores de alergias asociándose al asma.

Hormigas:

Aunque no son un riesgo para la salud, su presencia se vuelve muy incómoda. Lo más habitual es que invadan los hogares en busca de alimento, por lo que es muy importante que, sobre todo, las despensas y cocinas de las viviendas se mantengan extremadamente limpias y se evite la acumulación de restos de comida como, por ejemplo, migas de pan o restos de azúcar debajo de los muebles o sobre las encimeras. Además, es fundamental que los alimentos se almacenen en recipientes herméticos siempre que sea posible para evitar que sean contaminados.

Avispas:

Es en primavera cuando la presencia de las avispas se hace más patente, ya que comienzan a diseñar y construir sus avisperos en árboles y oquedades, pero también en los techos y ventanas de las edificaciones. Es precisamente este aspecto el que puede ocasionar mayores problemas en las viviendas. Lo habitual es que las avispas solo ataquen cuando sienten una amenaza sobre sí mismas o el avispero, por lo que nunca hay que alejarlas con movimientos bruscos ni debe retirarse un nido sin ayuda profesional, ya que puede resultar peligroso sin la formación y medios adecuados.

Chinches de la cama:

El buen tiempo hace que se incrementen los desplazamientos y las escapadas de fin de semana. Precisamente el tránsito de personas es uno de los factores determinantes en la aparición de chinches. Esta plaga, que desde hace unos años estaba erradicada en España, se ha convertido de nuevo, en un problema cada vez más habitual, especialmente en hoteles y hostales, pudiendo incluso llegar aafectar a las viviendas. En nuestros desplazamientos, este insecto se aloja en las maletas y en la ropa, de ahí la importancia de revisar bien el equipaje antes de volver a casa y lavar bien toda la ropa que viene en la maleta, tanto limpia como sucia, ya que cualquier prenda puede estar contaminada.

Roedores:

Aunque su presencia es más habitual en el exterior de las edificaciones, fundamentalmente en alcantarillados y vertederos, ocasionalmente pueden penetrar en el interior de las mismas al encontrar calor y un buen cobijo para cuidar a sus crías y alimentarse tras la crudeza del invierno. Lo más común es que instalen sus nidos en falsos techos y trasteros. Las especies que comúnmente podemos encontrar en los hogares son ejemplares de ratones o rata gris, que además de transmitir graves enfermedades como salmonelosis, diarreas, fiebres o leptospirosis, pueden provocar importantes daños materiales ya que pueden mordisquear las estructuras de los edificios o las instalaciones eléctricas.

Insectos Xilófagos:

Son aquellos que se alimentan de la madera: termitas, carcoma, capricornio de la madera, gorgojos, etc. Aunque están presentes en todo el territorio español, especialmente en los cascos antiguos de las ciudades donde aún existen edificios con estructuras de madera, también pueden afectar a la madera de nuestros muebles, ventanas o puertas. Conviene vigilar algunos detalles que pueden ser signo de su presencia como, por ejemplo, la existencia de pequeños agujeros en los muebles o de serrín en el suelo.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN Y CONTROL

Este tipo de plagas necesitan alimento, agua y un lugar donde cobijarse para subsistir, por lo que, para prevenir su aparición, es imprescindible no proporcionarle ninguna de estas tres cosas. Para ello, la limpieza y las medidas de higiene son absolutamente prioritarias: no dejar alimentos o agua sin tapar a su alcance, limpiar los restos de comida de las mesas y encimeras, las bolsas y los cubos de basura deben estar bien cerrados para evitar olores atrayentes... Para impedir que estos insectos o roedores aniden y se instalen definitivamente en nuestros hogares, también debemos corregir aquellos defectos estructurales de la vivienda que posibiliten el acceso.

Aunque algunas de estas especies prefieren los lugares oscuros, calientes y poco higiénicos para vivir (sus preferencias son los sótanos, cuartos de contadores o de calderas), cuando se quedan sin sustento, pueden llegar a penetrar en las viviendas. Una vez dentro, la mayoría de estas plagas, suelen transitar por las cocinas, donde encuentran agua y alimento fácilmente, escondiéndose detrás de los muebles y electrodomésticos, siendo el baño, otro lugar óptimo para residir (debajo del lavabo y detrás del inodoro).

Las vías de acceso son múltiples y entre ellas podemos señalar los sumideros, grietas en las paredes y zócalos, puertas y ventanas que no cierran adecuadamente, pasos de conducciones (gas, agua, teléfono, electricidad...) mal sellados o sin sellar, desagües obturados yzonas húmedas en paredes exteriores que inciden en el interior. De ahí que sea imprescindible impedir su acceso mediante el sellado de estos accesos, fundamentalmente los que se encuentran alrededor de los lavabos, fregaderos y zócalos, así como supervisar las instalaciones de gas y de agua y siempre mantener una limpieza frecuente en todas las partes de la vivienda, fundamentalmente en la cocina y en el baño.

CUANDO LA PREVENCIÓN NO ES SUFICIENTE

Las medidas expuestas anteriormente ayudan a mantener alejados de la vivienda a esos huéspedes inesperados, pero hay que tener en cuenta que en la proliferación de los insectos también influyen otros factores que son difíciles de modificar, como la ubicación de la vivienda o el clima. En estos casos, lo más recomendable es recurrir a un profesional en la gestión integral de plagas que ataje de raíz los problemas.

Para ello, ANECPLA recomienda a todos los usuarios que precisen de este tipo de servicios que sean cuidadosos a la hora de elegir al profesional, y que a su vez, la empresa contratada cumpla con los siguientes requisitos:

·       Debe estar inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/ Biocidas.

·       Solo pueden aplicar productos registrados y autorizados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

·       El personal encargado de realizar los tratamientos debe estar en posesión de la acreditación de la formación correspondiente que le avale como especialista para desempeñar este trabajo.

·       El responsable del tratamiento tiene que informar de las medidas de seguridad que se deben tomar antes, durante y después de cada actuación y, especialmente, de los plazos de seguridad que deben aplicarse y son de obligado cumplimiento.

Solo un profesional en la gestión y control de plagas puede proporcionarle una solución con garantías. Consulta aquí el listado de empresas y profesionales de nuestra Asociación.

Y clica aquí para ver otro interesante artículo sobre las plagas más comunes en los hogares de Estados Unidos, donde en este aspecto tenemos mucho en común.





Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2020 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo