Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

ESTORNINOS- AVES PLAGAS

Ciudades de todo el mundo como Milán, París o Logroño sufren desde hace años los dormideros comunales de estorninos, que aprovechan el habitat urbano para pasar los inviernos y reproducirse. Esta ave gregaria, originaria de Eurasia, es origen de molestias por el ruido y la gran cantidad de excrementos que produce.

 Un omnívoro gregario en expansión

El estornino se encuentra desde hace unos años en fase de colonización de la península Ibérica, donde ha encontrado en las ciudades un hábitat perfecto para pasar los inviernos y reproducirse.

En España existen dos especies de estorninos: el estornino negro (Sturnus unicolor) y el estornino pinto (Sturnus vulgaris). El primero cría en la mayor parte de la península, sur de Francia, islas del mediterráneo occidental y norte de África, mientras que el segundo se distribuye por parte de Asia y casi toda Europa.

Es una especie con gran capacidad reproductora, lo que provoca que las poblaciones se multipliquen anualmente de forma considerable y además tiene una gran adaptabilidad al medio, es omnívoro y su fuerte gregarismo le protege de los enemigos naturales. Características éstas que han permitido que en los últimos años hayan extendido su zona de distribución por amplias áreas del planeta.

Dormideros comunales

El hábito de formar grandes dormideros comunales en el interior de las ciudades es al parecer relativamente reciente. Posiblemente estas aves han comprobado que en estos lugares la temperatura es siempre algo más agradable y, sobre todo, que la presencia de sus depredadores naturales es prácticamente nula.

Su agrupamiento entorno a determinados edificios ocasiona el acúmulo de gran cantidad de excrementos que corroen la piedra y el griterío continuo que mantienen durante toda la noche provoca evidentes molestias a los vecinos.

Estorninos en Logroño

Aunque el desplazamiento de estas aves hacia el exterior de las ciudades es una tarea difícil, empresas especializadas han desarrollado métodos para ahuyentar los dormideros.

Es el caso de los técnicos que trabajan en Logroño, ciudad que sufre desde hace 4 años la plaga de los estorninos. En el año 2005 hubo una gran plaga en la ciudad con 2 millones de estorninos. Una cifra que se redujo a los 150.000-200.000 el año pasado.

Las medidas adoptadas para acabar con los dormideros son la colocación de ahuyentadores acústico-ópticos, con luces y alarmas con los vocablos propios de las aves y de sus depredadores, además de  un total de 36 aves rapaces adiestradas.
Según los técnicos, el éxito de la eficacia de estas medidas reside en la combinación entre sonidos de alarma y aves rapaces para incomodar a los estorninos.

Problemática convivencia con los estorninos

A parte del ruido que producen, la producción de excrementos en el área del dormidero y en los alrededores, provocan mal olor, y su carácter extraordinariamente ácido provoca la abrasión de los materiales en donde se asientan (plantas, mobiliario urbano, vehículos, ropa, edificios. Suponen, además,  un riesgo grave de resbalones para los viandantes en días de lluvia.

La insalubridad de estos excrementos supone un caldo de cultivo excelente para organismos microbianos, lo que puede traducirse en zoonosis diversas.

Fuente: www.higieneambiental.com

Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2019 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo