Anecpla Home | Contacto | 91 380 76 70  | anecpla@anecpla.com

ASOCIATE

ANECPLA RECLAMA UN MAYOR CONTROL EN LAS INSPECCIONES Y EL ENDURECIMIENTO DE SANCIONES PARA EVITAR NUEVOS BROTES DE LEGIONELLA

 La Legionella Pneumophila suele sobrevivir en espacios húmedos y se ha convertido en un riesgo latente para todos los edificios que posean torres de refrigeración, sistemas de distribución de agua caliente sanitaria, condensadores evaporativos, e instalaciones consideradas como potenciales amplificadoras de legionella y diseminadora de legionelosis. De ahí que espacios como hospitales, instalaciones turísticas, clínicas, residencias, balnearios, spas, piscinas, campings o instalaciones deportivas deban extremar especialmente las precauciones como espacios susceptibles a esta bacteria. En muchos casos, las causas se atribuyen a las torres de refrigeración y los sistemas de distribución de agua sanitaria, donde se encuentran las condiciones de temperatura idóneas para su multiplicación (25-45ºC). Es el caso de los dos últimos brotes detectados, que han supuesto los cierres cautelares de un hotel-balneario en Orduña (Vizcaya) y de una torre de refrigeración de una empresa en Nueva Carteya (Córdoba), que siguen en activo y que, por el momento, se han saldado con tres personas afectadas en Córdoba y dos en Vizcaya.

 La Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA), que representa a las empresas de mantenimiento, ha advertido que para evitar y controlar este tipo de brotes es necesario un mayor control de las Autoridades, en aquellas instalaciones con riesgo de dispersión de legionella. Del mismo modo, es fundamental el cumplimiento escrupuloso de la legislación por parte de propietarios y usuarios y el incremento de medidas cautelares. “El uso de las torres de refrigeración es recomendable ya que son sistemas eficientes y económicos, desde el punto de vista energético y medioambiental, pero requieren de un mantenimiento riguroso para que no suponga un riesgo para la salud de la población”, apunta la directora general de ANECPLA, Milagros Fernández de Lezeta. Por ello, son necesarias revisiones periódicas, preventivas y correctoras encaminadas a mejorar diversos aspectos como la funcionalidad, la seguridad, la productividad o la salubridad e higiene de una instalación.

“Desde ANECPLA, incidimos en la importancia de contar con empresas cualificadas para poder cumplir con la normativa y poder, así, evitar este tipo de brotes o situaciones de riesgo que den lugar a clausuras de instalaciones como éstas”, añade.

 Avances en la normativa y mayor cooperación

La actual normativa sobre legionella  (RD 865/2003,  de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis) tiene aspectos claramente mejorables. En este sentido se están produciendo algunos avances para introducir algunos cambios en el texto, con el fin de alcanzar un mayor control y eficacia en las instalaciones susceptibles de dispersión de legionella. Por su parte, ANECPLA ha creado un grupo de trabajo y está elaborando un documento con propuestas para introducir mejoras en la proyectada modificación del RD 865.

La cooperación entre los sectores involucrados y la Administración es, por tanto, el canal más eficiente para velar por el cumplimiento de la legislación y a incrementar los niveles de profesionalización, exigencia y vigilancia en esta materia. La Administración, por su parte, ha trasmitido en varias ocasiones su intención de modificar la normativa y se ha comprometido a ser extremadamente estricta en las inspecciones.

 Legionella Pneumophila, un grave riesgo para la Salud Pública

La legionella entraña un riesgo real para las personas - principalmente a ancianos y a personas con un sistema inmunológico debilitado- y causa problemas de infecciones cuando existe una elevada concentración de este organismo. La infección por legionella (legionelosis) es una enfermedad bacteriana de origen ambiental que puede derivar por un lado, en una infección pulmonar ("Enfermedad del legionario"), que se caracteriza por neumonía con fiebre alta, y por otro, puede presentarse en forma no neumónica conocida como "Fiebre de Pontiac", que se manifiesta como un síndrome febril agudo.

Las epidemias normalmente aparecen en verano o a principios de otoño, pero los casos pueden suceder a lo largo de todo el año. Entre un 5% y un 30% de las personas que sufren legionelosis, fallecen, especialmente cuando se retrasan los tratamientos antibióticos

 


 

Webex y suscribete nuestro newsletter

Sugerencias, Preguntas y respuestas

Contacto

2019 Anecpla
Calle de la Cruz del Sur 38, local
28007 Madrid
Telefono: 91 380 76 70 Fax: 91 777 99 45
Email: anecpla@anecpla.com
- Aviso Legal
- Política de Privacidad y Cookies
- Política de Calidad
- Demandar empleo